Archivos Mensuales: febrero 2019

El despegue de la innovación pública.


Por Gema T. Pérez Ramón

A todos los y las Fosbury que he ido encontrando en mi camino .

Resultado de imagen de fosbury flop

En muchas escuelas de negocios se presenta el caso de Dick Fosbury como uno de los principales innovadores en el ámbito deportivo y cuyo ejemplo puede aplicarse a otros campos de actuación.

Fosbury cambió para siempre la forma de realizar el salto de altura, antes que él nadie saltaba de espaldas lo que, por otra parte, hoy parece lo más lógico. Ganó medalla olímpica y a partir de entonces cambió la historia del atletismo. Inicialmente la innovación generó controversia y no faltaron los que lo tildaron de loco por ese salto de espaldas al listón a lo que él contestó : “mi salto es fácil”.

Esta experiencia nos enseña dos lecciones fundamentales:

  1. Que innovando se puede ganar a los mejores (Fosbury no era demasiado bueno técnicamente).
  2. Que las grandes ideas son copiadas inmediatamente (nadie volvió a saltar como antes) por lo que es necesaria la mejora continua.

Con estas dos lecciones bien aprendidas nos enfrentamos a la realidad administrativa quienes tenemos empeño en la innovación pública, con la peculiaridad de que si difícil está la barra de altura no menos enrevesado se nos presenta todo el entramado institucional al que pertenecemos.

Que las ganas de innovar en las Administraciones Públicas están de plena actualidad lo podemos ver en las redes y en los diferentes eventos que se están desarrollando para impulsarlas.

En ese impulso o despegue imparable de la innovación pública el @IAAP_Aragon  organizó a finales de 2.018 un “Seminario en Gestión Pública: Innovación en la Administración Pública”, que tuvo un incontestable éxito en cuanto a participación y ponencias. Da gusto comprobar que estas iniciativas son tan bien acogidas por los propios funcionarios a los que van dirigidas, en este caso, funcionarios de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Sin ánimo de ser exhaustiva, describo  en las siguientes líneas algunas de las ideas que se desarrollaron en este seminario impartido magistralmente por Carles RamioGerardo Bustos Pretel, Alvaro Aznar  y Paz Sánchez Zapata :

  • Estamos dando servicios públicos de calidad de una manera eficiente, si los analizamos podemos llegar a la conclusión de que se trata de una historia de éxito, su evolución en el estado del bienestar de la España democrática así nos lo demuestra. El fracaso se presenta a nivel institucional: modelo anacrónico, barroco, sin desarrollo de una normativa sobre la dirección pública profesional…La reforma de la Administración Pública no se ha producido del todo.
  • Las Administraciones Públicas son los intermediarios entre los ciudadanos y la defensa del bien común o interés general . Hay que controlar que ese interés general no esté capturado y condicionado por determinados “clientes” o incluso por miembros del tercer sector que no quieren que cambie la política de fomento y subvenciones. El único actor preparado para la defensa del bien común s la Administración, bajo el mandato siempre de la democracia representativa.
  • Robotización: uno de los elementos q se habla en el futuro es que nos va a costar mucho trabajar con humanos porque nos entenderán mejor los robots. El impacto de la robótica a nivel laboral: los próximos 12-15 años desaparece el 30% de los actuales puestos de trabajo (abogados, médicos) dicen los estudios más conservadores. Se dice que van a sobrar 1 millón de empleados públicos de los aproximadamente 3 millones que hay ahora. Va a coincidir en el tiempo con el envejecimiento del personal público, cuya media de edad es de 54 años.Hay que impulsar un nuevo sistema y una administración moderna adecuada a la robótica y a la inteligencia artificial.Es una oportunidad para modernizar la AP siempre considerando que es esencialmente burocrática, Weber soñaría con un modelo burocrático implementado por robots , no por personas que tienen dos defectos: se equivocan y tienen intereses clientelares.Frente a esto hay que resaltar que los algoritmos tienen que tener valores públicos, no nos sirven los algoritmos del sector privado, son las Administraciones Públicas quienes tienen que estar al frente del diseño de los algoritmos .¿Estamos captando a los mejores para que así lo hagan?¿ Quién aprobaría mejor hoy las oposiciones: un robot o una persona?¿qué nos diferencia a las personas de los robots y la inteligencia artificial?: las cualidades humanas que siempre estarán allí.
  • La innovación de los procesos administrativos debe venir de la mano del cambio absoluto de paradigma.  En muy pocos años tenemos que revestir un cambio absoluto de paradigma, no olvidemos que ya hay más móviles que habitantes en el mundo. El marco jurídico para cambiar los procesos lo tenemos: tecnología, leyes y máquinas van de la mano caminando hacia un mundo interconectado. El gran problema que ralentiza la transformación es cultural: no se trata de pasar lo analógico a digital, se trata de un cambio radical de procesos. El ejemplo de Estonia es la punta del iceberg. Lo fundamental es la implicación de las organizaciones y principalmente de las jerarquías o directivos.
  • Las personas son el valor fundamental de las organizaciones. Innovar exige arriesgar, frente a la política , a los medios , a los ciudadanos, etc. El talento es la materia prima de la innovación, la tecnología es potenciador.Para innovar hace falta querer, saber y poder; hay que actuar sobre la cultura de la organización, apoyo, formación y herramientas, aprender del error.
  • Debemos redimensionar las plantillas a la realidad de la tecnología actual. Hay que transferir el conocimiento intergeneracional: se van a jubilar los directivos que tienen la experiencia y el poso administrativo, hay que reclutar a nuevos fichajes que convivan con los que se van a retirar. Es una oportunidad disruptiva: los nuevos pueden cortar y cambiar, están totalmiento digitalizados, son la oportunidad para renovar digitalmente a la Administración. Tenemos que repensar el modelo de selección y el modelo de recursos humanos, es una ardua tarea que no puede demorarse más.
  • Todo ello ha de hacerse teniendo bien presente que el ciudadano está en el centro de la actividad administrativa. Generamos valor público para la sociedad. La implicación de las jerarquías de las organizaciones es fundamental, pero el impulso puede venir de diferentes frentes en un proceso participativo y colaborativo. Para innovar hace falta querer, saber y poder actuar sobre la cultura de la organización.
  • Es necesario crear espacios para la innovación y aceptar que hay que aprender del error: el error como herramienta útil en la búsqueda de soluciones. Si vemos las cifras de uso de administración electrónica van creciendo exponencialmente, tenemos que reinventar permanentemente con la principal idea de buscar lo más fácil para el usuario. Hemos retrasado la puesta en marcha de Disposición final séptima de la ley 39/15 porque nos dimos cuenta de la necesidad de ampliar plazos, esta prórroga hay que considerarla una oportunidad.

De todo esto y más se hablará muy próximamente en el Congreso Nacional de Innovación de Servicios Públicos , nos vemos por allí.

 

Downloads90219_110745 (1)

Enlaces relacionados:

Líderes de hoy y de futuro en las administraciones públicas

Las tres fases de la automatización de la administración pública

Algoritmos y administración pública: no a los robots supremacistas

Cómo generar talento en las administraciones públicas

El experimento de la Renta Básica en Finlandia


Por Antonio Ansón

La búsqueda de modelos más eficientes de financiación de la seguridad social llevó introducir en Finlandia en los años 2017 y 2018 una renta básica dirigida a un colectivo de desempleados. La seguridad social finlandesa (Kela) publica ahora sus resultados preliminares (The Basic Income Experiment 2017–2018 in Finland. Preliminary results Olli Kangas, Signe Jauhiainen, Miska Simanainen, Minna Ylikännö -eds.), asegurando que en 2020 habrá un estudio completo.

171218-Simanainen_Basic_income_experiment_2017-21_EN

El experimento

El experimento debería ayudar a contestar tres cuestiones: (i) como rediseñar la seguridad social para hacer frente al cambio de la naturaleza del trabajo; (ii) si puede el sistema ser rediseñado de manera más participativa y con mayor incentivo hacia el empleo; y (iii) si puede reducirse la burocracia y el complicado sistema de beneficios sociales.

Se seleccionaron de manera aleatoria 2000 personas de un colectivo de aproximadamente 175.000 desempleados. Estos comenzaron a percibir una renta básica de 560 euros mensuales desde 1/1/2017 hasta el 31/12/2018, en lugar del subsidio de desempleo. Esta renta no la perderían, caso de encontrar empleo.

Los resultados preliminares

  1. El empleo

Respecto del empleo no hay diferencias entre los que recibieron la renta básica y los que permanecieron en el sistema de desempleo de la seguridad social. No se observan diferencias significativas en cuanto a los días que permanecieron desempleados, ni hay diferencias en cuanto a los beneficios recibidos de la seguridad social que no puedan ser explicadas por razones diferentes a la renta básica.

2. El bienestar

Por el contrario, sí que hay diferencias significativas los indicadores de bienestar a favor de los que recibieron la renta básica, respecto de los que siguieron cobrando el subsidio de desempleo y otros beneficios sociales.

Los que recibieron la renta básica, se sienten más saludables, tienen más capacidad de concentración y no pierden tanto la capacidad de disfrutar con las cosas que antes les gustaban. Además, confían con mayor frecuencia en que van a encontrar empleo en los siguientes 12 meses y, claramente, sienten menos estrés que quienes, en su situación, no percibieron la renta básica.

Lo que nos falta por saber

Lo publicado es necesariamente parcial debido a la falta de datos. Sin embargo, ya se vislumbra que una renta básica universal (UBI, por sus siglas en inglés) no es creadora de empleo en el corto plazo. Al fin y al cabo, el experimento se ha ceñido a dos años. Sin embargo, el hecho de que haya conseguido una mejora en el bienestar de los que la perciben, apunta que en el caso de un gran desempleo provocado por la automatización de muchos de los trabajos existentes, puede ser considerada como una opción.

Los que han recibido la renta básica destacan el alivio burocrático que ha supuesto para ellos. Aún así, la solución debe ser integral e incluir a las prestaciones familiares por hijos si se quiere evitar papeleo burocrático (en el experimento todos cobraron por igual a pesar de que una parte tenían hijos. Estos tuvieron que solicitar estas ayudas aparte). No se conoce todavía cómo ha resultado su gestión para la seguridad social, aunque intuitivamente, parece más fácil de gestionar que los sistemas actuales de desempleo y beneficios sociales.

Los directores del estudio ya señalaron que la muestra no es suficientemente representativa para obtener respuestas a todas las cuestiones planteadas. Aún así, disponer de este estudio ayuda que el debate sobre la posibilidad de una renta básica universal se base en datos y no en opiniones y creencias.

Necesitamos saber más sobre cómo responder a los desafíos actuales que nos presenta el futuro inmediato,  sin esperar más. Estos estudios son realmente útiles y los gobiernos y responsables de la administración pública deberían tomar buena nota de ello. Al fin y al cabo, arrojan luz sobre lo que nos espera, digan lo que digan Tirios y Troyanos en Twitter.